¿Qué significa ser mujer para tí?

La verdad que durante mucho tiempo esta ha sido una pregunta que no me he realizado, ¿qué es ser mujer? yo simplemente fluía a mi forma y a mi modo – y afortunadamente casi nadie de mi entorno coartaba mis formas o mis maneras de ser. Digo casi nadie porque mi abuela si solía decir “esas no son formas para una señorita” “siéntate como señorita” “no cruces las piernas, no hables así….” y esas cosas que me imagino tú también has escuchado en algún momento de tu vida. Por suerte siento que mi madre no daba mucho lugar a eso y por eso no tuvo repercusiones esto en mí. 

Con el paso de los años y al conocer realidades diferentes, me empecé a dar cuenta que mis formas eran específicas y fui pretendiendo definirme o marcar limites cuando empecé a sentir que esto era necesario. Me fui dando cuenta que no todas las familias eran iguales y que amigas mías sí habían tenido experiencias distintas con su ser mujer.

Mujer o novia, hay que elegir? 

Cuando me empecé a cuestionar o plantear el tema de la pareja de forma mas consciente empecé a darme cuenta de algunas cosas. Por ejemplo: “yo soy una mujer fuerte, autosuficiente, bien clara en lo que hago y lo que digo, super determinada con mis objetivos, mis tiempos y mis formas, tengo aspiraciones y expectativas de crecimiento….” me empecé a dar cuenta que cuando me plantaba de esta manera o con estas respuestas hacia un chico que conocía existían distintas opciones:

  1. se burlaban de mí – mostrando sus inseguridades y desconocimiento de cómo vincularse conmigo
  2. se asustaban y salían corriendo – y yo me quedaba sin pretendiente
  3. se sorprendían y divertían y se quedaban a desafiarme – donde creábamos conversaciones interesantes y de desafío mutuo
  4. se quedaban a mi lado buscando cobijo – una madre que los cuide y los guíe

Hombres en busca de….

A la vez me daba cuenta de que algunos de esos hombre que se quedaban buscando cobijo y cuidado, no buscaban en mí una mujer pareja sino una madre que los proteja (DANGER!!!). Estas resultaron siempre ser parejas que no tenían futuro porque yo no disfrutaba y muy rápido me aburría de tener el control. 

Empecé a tomar consciencia de que quería tener el control pero también necesitaba un hombre fuerte (y sano) a mi lado que me pudiera guiar y contener cuando yo lo necesitaba. Parecía que si yo no me bajaba de mi pedestal de mujer fuerte no había lugar para una persona con estas características. Competíamos y no podíamos encontrar un equilibrio en la distribución del poder como bien plantea Joan Garriga en El buen amor en la pareja

Me divertían más aquellas personas que me aceptaban y se divertían conmigo, donde me sentía desafiada y alentada a ser quien era. Muchas veces estos vínculos acababan en “no sabría como estar en pareja con vos, sos genial pero….”. Es decir que una vez más, ese hombre no podía o no sabía cómo tomarme como pareja y no como amiga, colega o accesorio de divetimiento (auch).

¿Quién quieres ser?

Pero aquí el conflicto: yo no quería dejar de ser quien era, no estaba dispuesta a perder mi potencia y mi fuerza – en gran parte era lo que me definía. También quería encontrar un hombre que me contenga y sostenga, que me acompañe en mi crecimiento y que me inspire a mí su propio crecimiento. Un hombre con desafíos y aspiraciones propias y que de lugar a mis aspiraciones. Un hombre que no se sienta pequeño a mi lado y que tampoco pretenda que yo sea pequeña a su lado para encajar.

Empecé en este proceso a tomar consciencia de los desafíos de una pareja consciente y actual. Una pareja sin mandatos o roles antiguos, actualizada a la época. Pero una pareja al fin. Un amor equilibrado, sano y estable. Valga la aclaración que nací y crecía en una ciudad y sociedad hiper-machista de argentina, donde “la mujer tiene que….” “y el hombre tiene que….”.

El crecimiento de la mujer y el lugar del hombre como par

En mi proceso me di cuenta de que tanto avanzamos las mujeres en las últimas décadas, que nos apoderamos de tantos espacios, que nos enorgullecemos de nuestra fuerza y de nuestro poder. Y en el camino los hombres han perdido su espacio, parecería que ya no tienen nada para darnos. Nada de aquello a lo que estaban acostumbrados o lo que las sociedad por tantos siglos ha marcado – “hombre proveedor”. Esta ecuación que bien plantea Mireia Darder en “Nacidas para el placer”.

En mi caso me fue necesario un proceso terapéutico de autoconocimiento y de desarrollo personal, donde poder entrar en contacto conmigo misma, con mi poder y mi fuerza, pero también con mi vulnerabilidad y mis deseos mas profundos. Mi deseo – y no necesidad – de un hombre a mi lado para seguir creciendo. Asumir esto como un deseo personal, no como un mandato social ni como una necesidad de supervivencia. Me permitió reajustar mis recursos y mis formas, bajar mis defensas y mi rechazo hacia ciertas conductas masculinas, para poder encontrarme allí en un espacio neutral con un otro en la misma búsqueda y en la misma consciencia. 

Autoconocimiento para una pareja real

Por eso siempre digo, que es necesario primero sacarnos las mascaras; luego conocer quienes somos en verdad, mas allá de la cultura, de las expectativas o exigencias familiares, de las defensas y de los miedos; tercero conectar con nuestros deseos mas profundos y sinceros; y cuarto animarnos a avanzar a ese terreno aún desconocido para lograr el encuentro amoroso tan deseado.

  • Que sepas que no tienes que dejar de ser tú para encontrarte con un otro par para construir
  • Que sepas que no tienes que aceptar menos de lo que deseas 
  • Que sepas que el amor en pareja es posible y hermoso cuando permite el crecimiento mútuo e independiente 
  • Que sepas que no es imposible encontrar ese lugar, pero SIEMPRE primero requiere de un proceso de autoconocimiento para que no vayas a buscar en ese  vinculo tus carencias, tus necesidades o a reproducir tus miedos. Sino que busques y encuentres allí nada mas que un agente potenciador de quien eres y de tu disfrute de la vida.

¿Ya eres consciente desde dónde te vinculas? ¿Te ha gustado este texto? Cuéntame en los comentarios. 

Si te ha gustado este articulo te invito a leer más de mis textos o ponerte en contacto conmigo para iniciar tu proceso de autoconocimiento aqui cuanto ántes.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Cuéntame en qué pudo ayudarte