La sabiduría de tomar distancia

A consciencia de que estoy yendo de atrás para adelante en este tema, hoy me propongo contarte sobre la sabiduría de tomar distancia. 

En el último post te conté sobre la magia de cerrar ciclos, pero hoy quiero avanzar al paso siguiente. Y tu me dirás ¿con cerrar no basta entonces? Pues no y te pondré un ejemplo claro de porqué eso no es suficiente. 

¿Te acuerdas de aquel noviete del que te separaste hace bastante tiempo ya pero hasta el día de hoy (o mucho tiempo después) continuas investigando, preguntando, stalkeando, mirando fotos viejas o soñando con el reencuentro?

¿Te suena? ¿Has podido rehacer pareja desde entónces? ¿Has sanado el dolor o la bronca de esa separación? ¿Has perdonado lo que hubiera pasado entre ustedes? ¿Qué has aprendido de esa relación y de ese dolor?

Pues todas estas preguntas suelen resolverse en el proceso de tomar distancia. Porque vamos a ser claras, una cosa es separarte y decir adiós. Y otra muy distinta es sanar, curar, perdonar, AVANZAR. Y ojo que no he dicho olvidar porque desde ya te aclaro que no vas a olvidar, no al menos si ha sido una relación importante o significativa para tí. 

Olvidar sería como borrar ese tiempo de tu vida, y nadie quiere hacer desaparecer años de su vida ¿o si?. No se trata de olvidar, pero si de sanar para poder avanzar y esto mis queridas amigas/os solo se logra con tiempo y distancia. No existe formula mágica al respecto. Hablar, exponer, sacar lo que sentimos (bronca, rabia, enojo, tristeza, frustración), reconocerlos y hacernos cargo de ellos – no guardarlos en el armario o bajo de la alfombra porque con el tiempo explotaran en tu cara de nuevo hasta que les des permiso para expresarse. Luego de eso vas a avanzar. 

Me separé, formé nueva pareja pero….

Pero sigues arrastrando aquello que no has terminado de cerrar saludablemente. Lo has metido debajo de la alfombra y te sigue persiguiendo como un fantasma. 

Hay personas que a los días de separarse empiezan una nueva relación. Y no generalizo pero, en la mayoría de los casos no hay aquí un proceso de cierre concluido…. casi pero no…

Tomar distancia es ese momento en el cual, procesamos el duelo de lo que hemos dejado ir. Aceptar sus cosas bonitas y no tanto, sanar, digerir aquello que sucedió y luego empezar a conectar con tu soledad, con el vacío. Reconectar contigo misma, amigarte con tus nuevas formas, descubrir HOY qué quieres y cómo lo sueñas. Y luego desde allí poder reconectar con una nueva sensación y deseo. 

¿Esto ocurre sólo en las relaciones?

Esta claro que no. 

Pongo el ejemplo de las relaciones porque suele ser la espinilla de muchos y lo que más fácilmente podemos reconocer porque nos va directo al corazón y a la emoción. Pero esto también ocurre en los trabajos, con la comida, con los sueños, con los proyectos que tenemos…. con todo en nuestra vida. Recuerda que en el texto anterior te comenté que el ciclo de la experiencia ocurre en toda nuestra vida sin excepción.

 

La sabiduría de tomar distancia

¿Porqué hablo de la sabiduría de tomar distancia?

Porque al tomar distancia tenemos la vista grande de lo que ocurre. Nos permitimos ver la foto en distancia y entrar en contacto con otra realidad (sobre el mismo asunto). Podemos calmar las emociones y empezar de otra forma. 

También al tomar distancia nos permitimos reconectar con nosotros/as mismas para re-conocernos. Sé consciente de que cada experiencia (trabajo, relación, proyecto, sueño…) que has tenido te ha cambiado indiscutiblemente, por tanto tú ya no eres la misma por lo que muchas cosas en tí también han cambiado. Desearás distinto, tendrás otros planes, tendrás nuevos miedos y nuevas herramientas para afrontarlos.

Desde esta lógica, será indispensable que reconectes contigo misma para reconocerte y repensarte desde este nuevo lugar para empezar luego con algo nuevo (en lenguaje gestalt para abrir un nuevo ciclo).

Cuidado con la distancia que a veces nos confunde

Todo tiempo pasado fue mejor dicen algunos. O en una canción mencionan hoy es mejor que ayer y será peor que mañana.

Es decir, (y vuelvo a las relaciones) recuerdas esa separación que te costó mucho pero finalmente lograste realizar y a los pocos meses, días pensaste “yo que hice? si era el amor de mi vida, como se me ocurrió separarme?”. Desde fuera todo se ve más bonito. 

La memoria puede ser traicionera en este caso y hay que ir a paso firme aquí, porque en cuanto nos dejamos llevar estamos de nuevo pidiendo otra oportunidad y volviendo al lugar de donde recién salimos. 

Siempre recuerda que por algo saliste de ahí, por algo buscaste la salida y por algo trabajaste para estar fuera (y hablo de nuevo de relaciones, trabajos, amigos, historias). Un buen proceso terapéutico te puede acompañar en este caso a ir aclarando las ideas en esos días de confusión o en esos momentos de desesperación. El terapeuta si que se acordará de forma objetiva las cosas que le has contado y los deseos que tenias semanas atrás y seguramente te ayudará a recordarlos. 

Tarea para el hogar

Como tip para hacer sola y en tu casa puedo recomendarte hacer una lista de las cosas hermosas (pros) que tenias en ese lugar, vinculo, relación . Y también hacer una lista con las cosas que te llevaron a salir de ahí (contras). En ambos espacios esta bien tener en cuenta, conversaciones, emociones que predominaban, situaciones que te han movilizado, escenas, comentarios, reflexiones que has hecho en algún momento. Dejar esa lista escrita en un lugar que cuando la necesites la puedas revisar es muy útil para esos momentos de crisis. Releer eso y saber que lo has escrito tu misma y que son cosas reales que has sentido/vivido te llevará de nuevo a ese lugar y te ayudará a no volver pasos atrás.

Reconecta con tu interior

Como siempre te digo y te repito, permítete un espacio para reconectar con tu interior, con quien eres y en quien te has convertido y desde allí si poder tomar decisiones y avanzar. 

Si no tienes este tiempo o este espacio avanzarás a ciegas y dando tumbos. Lo más importante es que perderás un tiempo y una sabiduría impresionantes que te ayudarán a continuar hacia tu mayor bienestar.

Si te ha gustado este texto recuerda que puedes leer más de mis textos haciendo clic aquí mismo o también podrás trabajar de forma personal conmigo misma en tu situación personal solicitando una cita conmigo de forma presencial o virtual aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Cuéntame en qué pudo ayudarte