Porqué ir al psicólogo

¿Cuándo es el momento de ir al psicólogo o porqué deberia consultar?

Esta es una pregunta que podemos hacernos al momento de pensar en ir al psicólogo o en la necesidad (o no) de hacer una consulta. 

A mi siempre me gusta empezar por la respuesta simple  (para complicarnos ya habrá tiempo) y esta es: 

“Si te estás preguntando si sería necesario consultar, si tienes la duda, si ha venido esta idea a tu cabeza, CONSULTA”

Luego podemos dar mil vueltas, justificaciones, excusas y cosas más complejas. Pero esta es la respuesta simple. Ya que, seamos sinceras…. por algo ha venido esta idea  tu cabeza!! Quizás no sabes realmente porqué, quizás si lo sabes pero te haces el tonto, quizás no lo tienes 100% claro o te da vergüenza o no sabes por donde empezar.  CONSULTA.

Afortunadamente los psicólogos no mordemos y deseamos tu bienestar y mejoría tanto como tu asique en general haremos lo posible para que te sientas bien. ¿Haremos preguntas incomodas? También. Pero prometo que con el único fin de acompañarte a encontrar respuestas y sentirte mejor. 

Te acompaño en esas preguntas y respuestas que te estarás haciendo ántes de tomar una decisión.

¿Cuándo es el momento de ir al psicólogo?

Como te mencioné anteriormente, desde mi punto de vista, si te estas preguntando si deberías ir al psicólogo o si te ha venido esta pregunta a la mente, haz una consulta. Encuentra un psicólogo que te parezca adecuado y permítete una consulta.

En el peor de los casos no te gustará la experiencia y no volverás a ir. En el mejor de los casos encontrarás un espacio en el que conectarte contigo mismo y avanzar en lo que te sucede.

Desde mi punto de vista y mi experiencia todos deberíamos alguna o algunas veces en nuestras vidas consultar a un psicólogo. No porque estemos locos, simplemente porque somos seres en constante cambio o crecimiento, eso implica que vivimos miles de experiencias en nuestra historia. Bonitas, feas, cómodas, incomodas, alegres, tristes, que dan miedo….

Todas esas historias y experiencias te enfrentan contigo misma , con tu realidad, tu familia y la toma de decisiones. Muchas veces son situaciones desafiantes que no sabemos manejar. Y un psicólogo será una buena compañía para – con un punto de vista neutro y objetivo – acompañarte en este camino y en este transito para hacerlo lo más agradable posible.

¿Si consulto realmente significa que estoy muy mal?

No. Significa que tienes problemas, dudas, miedos, ansiedades como todos los seres humanos. Pero a diferencia de muchos, significa que quieres hacer algo con ellos. Aprender a convivir con ellos o aprender a descifrar el mensaje que te están dando para hacerlo lo mejor posible.

Significa que quieres conocerte a ti misma para avanzar de la mejor forma en aquello que te sucede. 

Significa que te has cansado de ciertas cosas, pero no encuentras la manera de terminar con ello.

Significa que hay algo que no esta funcionando en tu rutina, en tu vida, en tus vínculos, en tu trabajo…. y quieres descubrirlo para lograr avanzar.

¿Para qué me servirá hacer terapia?

Te servirá para encontrarte contigo misma, para reconocer quién eres aquí y ahora. Hoy mismo. No quien eras cuando pequeña, quien te gustaría ser o quien te han dicho que eras. QUIEN ERES HOY. 

Desde ese punto de partida podrás tomar decisiones para tu vida que te hagan sentir bien, podrás crecer, cambia, mejorar. 

Te servirá para dejar atrás exigencias ajenas o mandatos que no son tuyos pero quizás cumpliste de forma inconsciente durante mucho tiempo.

Te servirá para disfrutar tu día a día de una manera más plena y realista.

El proceso terapéutico tiene sus idas y vueltas

¿Es doloroso hacer terapia?

Bueno…. atravesarás por todas las etapas: amor, odio, llanto, risas…. no te voy a mentir. 

Quitar el polvo de algunas cosas que teníamos guardadas a veces duele. Pero encontrarte con el diamante brillante que hay detrás da mucho placer.

Recuperar el control de tu vida es la mejor decisión que puedes tomar. Y hacerlo tu misma de forma responsable y consciente, es un acto muy grande de amor propio.

Algunas veces preferimos mirar para otro lado y seguir. Pero llega un momento en el que ciertas cosas nos miran a la cara y necesitan ser trabajadas. Estamos aquí para eso.

Hace un tiempo atendí a un hombre de unos 43 años. Venía con muchos miedos y mucha tristeza, pero decidido a hacer frente a lo que le pasaba. Al cabo de 4 sesiones me dijo “wow… nunca me imaginé que me podía sentir así de bien. Cuántos errores podría haber evitado en mi vida si hubiera hecho esto ántes. Ese monstruo que tenia de niño me persiguió hasta hoy. Hoy se que yo tengo el control y que puedo volver a disfrutar de mi vida”. 

A veces esperamos mucho tiempo para consultar, arrastrando un fantasma más de lo necesario. También te digo: cada uno consulta y llega a terapia cuando esta preparado y listo para avanzar. Respeta tus tiempos.

Por otro lado, la mayoría de las veces llegamos a terapia en crisis o con un problema que nos desborda. Esa es solo la máscara con la que nos presentamos, porque dentro seguro tenemos mil otras historias sobre las que avanzar. 

Te aseguro que valdrá la pena cada paso si lo haces con consciencia y de forma responsable. 

¿Qué diferencia hay con las terapias alternativas?

Esto me encanta explicarlo porque me parece que es un poco de psicoeducación necesaria. 

En psicología hay mas de 400 escuelas (es decir formas distintas de hacer psicología) Yo trabajo desde la GESTALT haciendo clic aquí puedes ver de qué se trata). 

Por otro lado esta la psiquiatría.

Y por otro lado las terapias alternativas, por otro los terapeutas (no psicólogos) y por otro lado el coaching. 

Hablaré particularmente de la psicología ya que es lo que conozco a fondo. En este caso te tratarás con una persona que ha estudiado 5 años de base una carrera profesional + una o varias especialidades. Estudió no solo cómo ayudarte, sino también el funcionamiento de tu cerebro, la historia detrás de la psicología, las enfermedades mentales a fondo, los riesgos de un mal tratamiento, la ética de la profesión…. 

Luego estudió la forma especifica en la que trabajará (gestalt en mi caso) y extras formaciones o especialidades que pudiera tener realizadas. 

Al tocar un alma humana, sea apena otra alma humana. Carl G. Jung

Debemos tener en cuenta que tratar un alma humana, tu mente, tus emociones, tu psiquismo, tu historia y tus necesidades requiere de un punto de vista global, holístico y responsable. No se trata de hacer magia como en Harry Potter y desaparecer. Porque al mover algo en tu interior moveremos mil otras piezas de tu realidad y de tu entorno. Y eso requiere de muchísima responsabilidad. 

Así como yo tengo que ser responsable a la hora de trabajar contigo, tu tienes que ser responsable y consciente de a quien le permites trabajar con tu realidad.

Cada profesional lo hace de una manera personal y propia, y siempre te diré, prueba una, dos, tres sesiones si no te gusta, no te sientes cómodo, no te sirve, empieza a buscar de nuevo y cambia. Tienes que encontrar una persona con la que te sientas bien y en quien confíes que puede ayudarte. Tu y yo somos únicos e irrepetibles, la relación terapéutica que se genere también lo será..

Se que cambiar de psicólogo es un proceso agotador, pero una vez que encuentres el correcto estará allí para toda la vida! 

No me voy a extender más con este post que se hará eterno. otro día continuamos con estas diferencias.

 Gracias por leerme!

Si te ha servido este contenido, o te ha gustado recuerda que me lo puedes comentar más abajo. También puedes compartir este post con quien pueda necesitarlo. 

Si te interesa reservar una primera cita gratuita lo puedes hacer aquí mismo. Y si quieres leer más de mis post haz clic en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Cuéntame en qué pudo ayudarte