De la ansiedad a la fatiga pandémica

Ansiedad, inestabilidad y fatiga pandémica la revolución vivida en nuestras emociones

Llevamos unos meses y ya casi un año de inestabilidad, ansiedad, incertidumbre, malestar, miedos, falta de control y todas esas experiencias compartidas que tenemos.

Seguramente muchos de nosotros hemos atravesado tantas emociones en los primeros meses de este proceso, o de este viaje en el que estamos inmersos sin conocer con certeza aún el destino al que arribaremos o la fecha estimada en que eso suceda. Y muchos en la actualidad se encuentran atravesando lo que se llamó fatiga pandémica.

Y me propongo contarles un poquito más de este viaje en el que estamos….

 

¿Porqué sentimos inestabilidad y ansiedad en los primeros meses?

Y habrá en este momentos quienes dirán, “¿Qué es la ansiedad? Yo no tengo eso”. Voy a ser bastante gráfica, como me gusta, para ver si estamos en sintonía.

Visualicemos cuando tenemos en mano la manguera de jardinería, abierta con el agua en toda su potencia. De un momento a otro taponamos la salida del agua con nuestra mano. El agua no fluye, pero esta dentro empujando con toda su intensidad. Si sostenemos ese bloqueo del natural fluir del agua, quizás incluso en un momento la manguera se suelte del grifo, ya que el agua tiene fuerza y necesita salir de alguna forma. Luego abrimos un poquitín la salida del agua y, ¿Qué pasa?, sale con más fuerza y potencia, llega el agua más lejos que ántes.

Pues la ansiedad es eso. Esa energía interna que tenemos de forma natural, esa fuerza que sentimos que quiere salir y no encuentra por donde canalizarse. Normalmente fluye y se canaliza en nuestras actividades diarias y no molesta, sino que nos impulsa a vivir.

Los primeros meses de pandemia teníamos mucha energía, que solía fluir en nuestra vida cotidiana, en nuestros proyectos, relaciones y actividades diarias. Se repente esa energía se bloqueó y quedo estancada dentro nuestro – o dentro de nuestras casas. Muchos la canalizaron comiendo, cocinando, haciendo challenges, haciendo ejercicio, pintando la casa, discutiendo, llorando, bailando, cantando…. todas las actividades que vimos e hicimos en cuarentena.

 

Etapas del duelo de Kubler-Ross

Esa energía luego volvió a fluir con un poco más de normalidad durante el verano.

El agotamiento y la tristeza masiva tras el veranoFatiga pandémica

Y de repente hoy, nuevamente esta bloqueada en su normal y natural fluir cotidiano. No sabemos qué hacer, queremos hacer pero no se nos permite, queremos ver amigos o familiares pero esta prohibido, queremos planificar viajes pero hay incertidumbre….. energía que nuevamente esta estancada, taponada y bloqueada.

Luchamos contra las normativas.

No logramos cambiar nada.

Nos agotamos.

Y aquí estamos 10 meses después, agotados, cansados y frustrados. Sin ver aún un futuro promisorio. Sin tener control de nuestra cotidianeidad. Sin ganas ya de planificar ni de ilusionarnos por cosas que están más allá de nuestro control.

No podemos hablar en este caso de depresión en todo el sentido de la palabra, porque la depresión es una patología mental, con síntomas y características estables en el tiempo que requiere de mayor atención y cuidado. Pero si podemos ser conscientes de cómo todo esto que vivimos nos esta afectando para poder actuar y cuidarnos al respecto. Esto es lo que actualmente han denominado y se ha popularizado como fatiga pandémica.

Acepta que así sea, después de un año de lucha es normal que estés cansada.

¿Cuál es la medicina para esta etapa de agotamiento?

Recuperar el control de nuestro metro cuadrado, de lo pequeño que nos rodea y lo que sí depende de nosotros. Hacer planes pequeños y de disfrute asegurado. Recuperar la inspiración y la motivación, por nosotros mismos y por nuestro día a día. No por los meses venideros, las vacaciones en el destino soñado ni las expectativas sobre cosas que están – aún- un poco más allá de nuestro control. Has aprendido a vivir con inestabilidad, ansiedad y fatiga durante mucho tiempo, lo se.

Sal a la naturaleza, observa su magnitud. Haz ejercicio. Escucha música que te motive y alegre. Lee algo que te inspire. Conecta con gente que te ilusione. Mantén charlas o ideas que te llenen de paz y de entusiasmo.

Si recuperamos nuestro centro, nuestra ilusión y nuestra potencia, podremos avanzar hacia un destino deseado. Habremos crecido internamente para avanzar a paso certero cuando todo esto acabe.

Ansiedad y fatiga pandémica PH. Micaela Mazzone - Calo des Moro, Mallorca

Si te ha gustado este articulo, te invito a leer más textos relacionados en mi blog. Y si crees que necesitas ayuda por la ansiedad, inestabilidad y fatiga vivida, o para sobrellevar los tiempos que corren, te invito a reservar una primera cita gratuita para trabajar juntos y poder ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Cuéntame en qué pudo ayudarte